Se avecina un tsunami legislativo

Se avecina un tsunami legislativo

31 Julio 2023

La frase “esto es un tsunami legislativo” en una reunión del cluster de envases en Valencia, es una descripción muy gráfica de lo que se nos viene encima.

Seguramente muchas empresas están ahora más preocupadas por otros temas, como la producción o los beneficios.

Pero, inexorablemente el tsunami se acerca.

Consciente de la situación, me gusta preguntar a mis clientes en busca de pistas de la llegada de la enorme ola. Y veo detalles que me hacen pensar que todo se está acelerando.

En los últimos días algunos clientes, me hablan de:

  • Cartas de Hacienda recordándoles que tienen que pagar el impuesto al plástico en las adquisiciones intracomunitarias.
    ¿Por qué? Porque no tenemos fronteras, y las mercancías y con ellas los envases cruzan libremente las fronteras europeas y en el resto de Europa no se paga este impuesto. Hacienda lo sabe todo y sabe que te has, digamos, “olvidado” de esta parte. Por eso te lo recuerda.

  • ISO 14001. Hace unos días en una consultoría uno de mis clientes me dijo: “sí, cuando realizamos la evaluación para la ISO 14001 nos dijeron que nos tenemos que dar de alta como productores de producto en la sección de envases”.

Pronto los grandes consumidores empezarán a exigir que en las facturas aparezca el Código de Productor de Producto, que ya es obligatorio para productores de producto y para los compradores que no deberían de comprar si no tienen este código.

Ese código demuestra que el productor está dado de alta en el registro y que está cumpliendo con sus obligaciones de gestionar y financiar los envases que introduce en el mercado. Si no lo hace él lo tienen que hacer el “Distribuidor” y ya te digo yo que Mercadona, El Corte Inglés, y el gran consumo en general no tardará en obligar a sus proveedores. Esto ya es obligatorio.

El registro conlleva más control de las autoridades, que ya están avisando de que hay que entregar los resúmenes anuales de 2021, y pronto los de 2022. Para lo que nadie está preparado.

Ecoembes también ha dedicado muchos recursos a llamar a sus potenciales socios para recordarles que, digamos, “se han olvidado de pasar por caja” y que están obligados. Hace unos meses tuve varias consultas de clientes que llamaron porque Ecoembes les llamó muchas veces con algunas palabras poco cariñosas para que se inscribieran en Ecoembes.

Hace tan solo unos días, tuve una reunión con una empresa del grupo la Once, y me sorprendió gratamente, que no solo tenían el registro de productor de producto, hecho a tiempo, sino que también iban a presentar el informe de los envases introducidos en el mercado en 2021 a tiempo. Os aseguro que no es tan frecuente como debería.

A ver lo entiendo, si nosotros no nos dedicáramos a esto también pensaríamos que es una pérdida de tiempo y una molestia.

Más papeles, más molestias. ¡Así no podemos trabajar! Lo entiendo. Yo también soy empresario y a nadie le gusta trabajar de más, para no obtener nada a cambio.

Pero también podemos ver el vaso medio lleno, en lugar de medio vacío.

Es una oportunidad para fijarnos en los envases.

Normalmente, solo nos preocupamos de ellos cuando suben de precio (pasó en 2022) o cuando no los tenemos. Tendríamos que pararlo todo. Cosa que también pasó en 2022. La crisis de suministros de 2022 debería de ser una llamada de atención.

 

La Unión Europea se ha dado cuenta de la dependencia que tenemos de otros países, fuera de la Unión, y lo dice en su propuesta:

REGLAMENTO DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO sobre los envases y residuos de envases, por el que se modifican el Reglamento (UE) 2019/1020 y la Directiva (UE) 2019/904, y se deroga la Directiva 94/62/CE
(2) Además, los envases son grandes consumidores de materiales vírgenes (el 40 % de los plásticos y el 50 % del papel utilizados en la UE se destina a envases) y representan el 36 % de los residuos sólidos urbanos . Los niveles elevados y en constante aumento de los envases generados, así como los bajos niveles de reutilización y el ineficiente reciclaje, constituyen obstáculos para lograr una economía circular y de bajas emisiones de carbono. Por estos motivos, el presente Reglamento debe establecer normas para la totalidad del ciclo de vida de los envases que contribuyan al funcionamiento eficaz del mercado interior mediante la armonización de medidas nacionales, y al mismo tiempo eviten y reduzcan las repercusiones adversas de los envases y los residuos de envases para el medio ambiente y la salud humana. Al dictar medidas acordes con la jerarquía de los residuos, debe contribuir a la transición hacia una economía circular

Para la Unión Europea los envases son una prioridad, los ven como una fuente de materias primas que sí controlan desde el origen al reciclado, pueden ser de calidad y reducir nuestra dependencia de terceros países.


Por otra parte, fomentar la reutilización nos hace reducir la necesidad de consumir nuevas materias primas, no olvidemos que si no los reducimos, agotaremos todos los recursos del planeta en pocos años.


Visto así, igual no es tan mala la nueva normativa, ¿verdad?


¿Seguro que aún tienes dudas?


Como se decía en la película “El señor de la guerra” con Nicolas Cage “¿por qué preocuparse por algo que te puede matar dentro de unos años, cuando hay tantas cosas que te pueden matar hoy?“


Repito. Lo entiendo porque soy empresario.


Pero si algo tiene esta nueva normativa es que es igual para todos. Consideran productor de producto a cualquier persona o empresa que introduzca un envases en el territorio nacional. Esto incluye fabricantes, importadores y adquirentes intracomunitarios y no, no se han olvidado del comercio electrónico.
Amazon, de esta no te libras.

Tampoco se libra ningún envase de cartón, plástico, madera, aluminio. Hay muy pocas excepciones.


Mi opinión: es un buen momento para fijarnos en los envases, los envases retornables son rentables en muchos casos se producen ahorros de hasta el 60% y además ahora el envase no retornable costará más, porque hay que pagar los costes derivados del impuesto al plástico y de la responsabilidad ampliada del productor.

No pensar en los envases retornables puede salirnos muy caro. Ahora, más que nunca.


Mejor seguir la ola que esperar a verla venir.


Hablo de la del tsunami legislativo.



David Izquierdo